Episodio 130: Reseñas - Leámoslas - Una ballena es un país. Poesía y ecocrítica para repensar nuestra relación con los animales de una manera horizontal
06/22/2020 | Hablemos Escritoras - Francesca Dennstedt

Hoy presentamos una reseña de un libro que nos hace pensar en nuestra relación con los animales y en sus propios mundos, Una ballena es un país de la escritora Isabel Zapata (CDMX, 23 abr 1984), publicado por Almadía en 2019. Escuchen y lean a nuestra crítica invitada Francesca Dennstedt -Southern Illinois University, Carbondale. 

Las frecuencias tonales de las ballenas van disminuyendo algunas fracciones de hercios cada año. Están afectadas por la contaminación sónica del mar La variación en la temperatura del océano ha generado este cambio Si sus canciones son una manifestación cultural Son las ballenas víctimas del capitalismo

“¿Son las ballenas víctimas del capitalismo?”—se pregunta Isabel Zapata en su último libro Una ballena es un país publicado por Almadía en el 2019. Autora de Las noches son así (Broken English, 2018) y Alberca vacía (Aeronáutica, 2019), obras que la han posicionado como una de las voces más innovadoras en temática y géneros. En Una ballena es un país, utiliza la poesía para sumergirnos en historias de animales, reales o ficticias, que detallan datos sobre estos que llevan al lector a aprender sobre el reino animal. Aprendemos, por ejemplo, que los tardígrados pueden sobrevivir a la inmersión en alcohol puro o que los caracoles son “macho y hembra a la vez”. Pero más que el detalle zoológico, lo que le interesa a Zapata es imaginar cómo los animales viven y perciben el mundo a través de sus propias reglas, y cómo crean sus propias estrategias para sobrevivir. Los huevos en forma de tornillo de los tiburones “que se enroscan al suelo marino para quedarse en su lugar”, o los ecosistemas independientes que crean las ballenas en los más de siete mil organismos que albergan. Lo que le interesa a Zapata no es si los animales son víctimas de nuestros sistemas socio-económicos, sino las perspectivas únicas de relacionarse que nos pueden ofrecer.

La ballena, ya sea por sus sofisticadas capacidades de comunicación, su tamaño inconmensurable o lo maleable de sus geografías —puesto que no tiene fronteras— es en el libro el hilo que entreteje los 24 poemas de Zapata creando un espacio fértil para una lectura desde la eco-crítica. Libre de la rigurosidad científica que una enciclopedia zoológica requiere, de una mirada antropocéntrica, de juicios morales, de una exploración ética de la relación humano-animal, o de la necesidad —tan humana— de buscar nuestro propio reflejo en los instintos animales, Una ballena es un país es una invitación a repensar nuestra relación con el mundo animal de una manera horizontal.

En el poema titulado “En el estrecho de Puget”, por ejemplo, Zapata superpone las grabaciones del diálogo que Richard Russell sostuvo con los controladores de vuelo en el aeropuerto internacional de Seattle-Tacoma en el 2018 —antes de estrellarse en una zona poco poblada—, con las imágenes de una orca en duelo por el fallecimiento de su ballenato. Russell, quién robó y piloteó un avión sin previa experiencia, decidió sobrevolar el mar para ver a la ya famosa ballena, manteniendo a flote el cadáver en descomposición de su crio, para después él mismo morir de un impacto en una isla poco poblada. El poema presenta dos tipos de destrucción y duelo que sugieren repensar el binarismo naturaleza-humanidad y la forma “como avanzamos todos, todo el tiempo, sin saberlo, hacia nuestra destrucción”.

En “Lecciones de lenguaje”, la poeta explora el caso de la gorila Koko y el sistema de señas con el que se comunica. La hembra sabe palabras y sus significados, y es capaz de combinarlos para construir conceptos, pero siguiendo una lógica diferente a la del mundo humano. Pájaro y fruta se convierten, por ejemplo, en toronja, aquella misma que no le gusta comer a Koko. O el término pinocho significa en su imaginario simbólico, un elefante bebé. ¿Carece Koko de la inteligencia para distinguir los sesgos culturales que dan significado a nuestro lenguaje? ¿O somos nosotros los incapaces de comprender sus códigos e ir más allá?

De esta y otras maneras Zapata, cuestiona el papel protagónico de los humanos en el mundo y nos permite explorar nuestra destructiva relación con los animales, pero sin aventurarse a proponer ninguna resolución emotiva, racional, o sentimental. En el poema titulado “Se aprovecha todo”, la autora se pregunta en qué piensa un carnicero cuando destaja a un cerdo: butifarra, tocino ahumado, manitas, carnitas, manteca, pozole, tortas de puerco , frijol con puerco, pamplona y la enumeración continúa para concluir que del puerco se aprovecha todo. El lector, en lugar de encontrarse con una crítica moralizante acerca del consumo de carne y la crueldad animal, termina por saborearse al cerdo en el trompo. O bien, aquel que se abstiene de consumir carne, reconoce que los humanos han encontrado la forma de que todo el animales se use hasta para hacer cepillos. Y así, de una u otra manera nos recuerda nuestra propia animalidad instintiva y el sistema consumista del que somos parte. En otro poema, el titulado “Para Laika”, Zapata nos enfrenta a las complicados hechos sobre la experimentación con animales. El hilo poético-narrativo es una carta escrita por el entrenador de la perrita, que en 1957 fue enviada al espacio exterior pero que, unas horas después del lanzamiento muere quemada por sobrecalentamiento de la nave. La culpa se convierte en el fantasma que acecha al entrenador quien la imagina con la “piel rugosa, como chamuscada, que luego se convierte en magma sobre la alfombra”. La perra pasa a la historia a través de una “placa en el Monumento a los Conquistadores del Espacio […]”, y el éxito de la misión es, al final, enorme y absurdo. 

En Una ballena es un país Zapata crea un diorama poético que da una oportunidad al lector para reflexionar desde una visión eco-crítica, dejando entrever que no importa si utilizamos a los animales —ya sea en comida, como entrenamiento, arte o ciencia— es fundamental encontrar una manera más responsable de relacionarnos con ellos. No es gratuito que uno de sus poemas se titule “Diorama con oso polar” donde una descripción de una pieza de taxidermia funciona para ligar esta práctica con los zoológicos que albergan animales vencidos y donde humanos hacen ciencia de la soledad de un oso. Seguramente, podemos hacerlo un poco mejor.

Desde poetas como José Emilio Pacheco y Homero Aridjis, o bien narradores como Juan José Arreola, los animales y una preocupación por el medio ambiente han estado presentes en la literatura mexicana. Sin embargo, una nueva generación de poetas como Maricela Guerrero con El sueño de toda célula, Karen Villeda con Dodo y la propia Zapata, presentan un nuevo tipo de sensibilidad hacia el medio ambiente que cuestiona la figura autoritaria (patriarcal) de lo humano. Esta generación de poetas, en su mayoría mujeres, explora además otras formas de violencia sistémica desde posiciones feministas. Si bien en Una ballena es un país no hay vestigios explícitos de este feminismo, la autora sí recurre a herramientas y recursos que la ayudan a visibilizar la relación de la escritura y la violencia. Utiliza, por ejemplo, aquellos que Cristina Rivera Garza propone en su libro Los muertos indóciles, como prácticas escriturales de resistencia frente a mundos necropolíticos, la reescritura, la comunalidad, y la desapropiación, los cuales dan base para desarrollar una eco-crítica desde la literatura. En Una ballena es un país, a través del reciclaje y las voces colectivas, Zapata nos conecta con la naturaleza a través de los animales, y nos invita a la reflexión sobre la preocupación colectiva de la literatura mexicana contemporánea: ¿Qué papel tiene la escritura en las presentes economías de la muerte? ¿Puede la poesía ser una herramienta que ayude a repensar la manera en la que nos enfrentamos al desastre ambiental del siglo XXI? La idea, por absurda que para algunos pueda parecer parezca, podría ser exitosa. 

Francesca Dennstedt, PhD (CDMX). Tiene un doctorado en estudios hispánicos en Washington University in St. Louis. En su trabajo, investiga la producción cultural contemporánea en México de mujeres desde una perspectiva cuir/queer. Algunos de sus intereses son los debates de género, los estudios cuir, la formación del canon y la teoría del afecto. Es profesora investigadora en SIU Carbondale.

Escritoras relacionadas con este episodio

Isabel Zapata

Ve más sobre esta escritora y su obra

Isabel Zapata estudió Ciencia Política en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y Filosofía en la New School for Social Research, en Nueva York. Es cofundadora de Ediciones Antílope. Ha sido coordinadora de programas culturales en el Instituto Cultural de México en Nueva York, así como de La Casa Azul Bookstore. Ha participado también de la coordinación de festivales de cine en México entre los que destacan el Festival de Cine Ambulante y el Festival Internacional de Cine de Morelia.

Libros relacionados con este episodio

Una ballena es un país

Ve más sobre este libro

Un lobo marsupial extinto es un fantasma. Una tortuga es un espíritu antiguo que se pasea por una isla en el fin del mundo. Un oso polar disecado es la modesta prueba de una inmensa derrota. Ya sean las aguas microscópicas en las que habita el resistente tardígrado, la ardiente imaginación de la que proviene el imposible lebrílope o la reserva de Woodside, California, donde la gorila Koko aprendió lenguaje de señas, cada ecosistema se presenta como un lugar de descubrimiento, de comunión. Estos animales nos inventan, nos llevan ...

Isabel Zapata · Poesía · 96pp  · Almadía