Visita Shop Escritoras, nuestra tienda en línea exclusiva para Estados Unidos

Hablemos, escritoras. Blog

Buscando cómo salir de la caja. Cerrando el 2021

Adriana Pacheco · 12/11/2021


Esta mañana durante mi tradicional deambular por las redes reconocí un sentimiento que está ahí latente en mí pero que tal vez hace poco lo veo más claramente: me canso de las prácticas comunes. Y no es que sean malas, sino que siempre tengo esa idea en la cabeza de que las cosas se pueden hacerse de otra manera o que, por lo menos, se puede intentar. 

“Pensar fuera de la caja”, o como se dice en ingles “to think out of the box” es una practica continua en mi vida desde que era muy joven y creo que ahora con los años —ya me acerco a pasos agigantados a los 60s— se me ha intensificado. Sé que algunas personas en mi campo y contemporáneas de generación comparten mi sentir. A otras las veo bien instaladas en la comodidad de lo tradicional. Ambas posturas son buenas, ambas válidas, ambas respetables, pero a mí, hay algo en los pies que me pica a tratar siempre algo nuevo. 

Con esa idea en mente es que quiero repensar el tradicional cierre del año en literatura, cuando editoriales, revistas, podcasts sacan sus listas de los “mejores” libros —término que me aterra en el encasillamiento como “mejor”—, y prefiero el de libros “recomendados".

Recomendar un libro es una manera de compartir algo que nos ha gustado. Es como ver una serie de Netflix y decir a otra personas “te recomiendo esta o aquella”, y con un poco de suerte con quien hablas ya la han visto y en ese momento comparten algo en común o, seguirá tu consejo y la verá, o tal vez no. 

En el caso de los libros, la recomendación viene con un claro sentimiento de esperanza. “Te lo recomiendo”, decimos para poder estar como dice otro dicho, “en la misma página”, así, literal en la misma página. A mí me pasa algo así cuando recomiendo un libro en mi comunidad. Siempre tengo la esperanza de que esa persona lo haya leído y me diga lo que opina de él o que salga en ese momento, lo compre y lo lea. 

Cuando recomiendo un libro en un grupo que no es de lectores, académicos, editores o gente de letras, cruzo secretamente los dedos debajo de la mesa esperando que la persona sí en verdad preste atención al comentario que acabo de hacer, o lo haya leído, y sino, con un poco de suerte, saque su celular o una libretita (como las que ahora vendemos en Shop Escritoras en nuestra sección "Presumibles") para anotar el título o el nombre de la autora que le acabo de dar. A veces  sucede y veo el gesto espontáneo de decir “me interesa leer ese libro del que me hablas”. 

Son momentos así los que me hacen pensar —en mis abundantes madrugadas en silencio en mi oficina y casa quieta— qué más hacer para atraer más gente lectora, para llegar a más lugares, para abrir más curiosidades a la lectura, al goce de leer, y a aprender. Y se me ocurre que para nuestro cierre de año hagamos de nuevo algo diferente. En este 2021 no haremos en Hablemos, escritoras listas de libros tradicional, sino que “pensando fuera de la caja”, reflexionaremos sobre la literatura del año en las voces de nuestros colaboradores, mis grandes cómplices en este esfuerzo por la literatura. 

Y, pensando así, también hemos preparado todo para hacer coincidir el cierre de año y la bienvenida al 2022 con un nuevo proyecto que es un tributo al gran talento, trabajo, vocación y generosidad de escritoras que todos debemos conocer: el lanzamiento de las T-shirts Shop Escritoras. Estas divertidas, bonitas y originales playeras, como decimos en México o poleras como dicen en Bolivia, tienen como idea ser atesoradas, lucidas y presumidas. Estoy enormemente agradecida con estas 40 escritoras que han confiado en la seriedad y dedicación de nuestro proyecto, que conocen bien nuestra devoción por ellas. Gracias, muchas gracias a ellas y si quieren saber quiénes son, visiten nuestra tienda en línea.  

De acá vendrán muchas cosas más, porque nacimos para trabajar por hacer visibles a las escritoras y seguiremos así hasta que plaguemos el mundo con su obra, sus nombres, sus citas, y sus caras. Hasta que cuando recomiende un libro en un evento social o en una conversación casual, haya más de una persona que diga “sí, yo sé quién es esa escritora” y saquemos juntos nuestra libretita para anotar más y más títulos de libros por leer. 

Pues buen provecho y pasen a ver las bellezas que tenemos que presumir.