Hablemos, escritoras.

La familia o el olvido / Family or Oblivion

Elena Salamanca · Kalina · 2017 · 106 pp

Poesía · Cuento · Entrecruce

Los dieciséis textos que componen La familia o el olvido son lo que Elena Salamanca define como “filigrana”, una especie entre poemas y cuentos “unidos y soldados con mucha perfección y delicadeza”. Esta “pulida y punzante” colección alberga una multitud de mujeres: niñas, madres, tías, abuelas, santas, novias y viudas—mujeres hambrientas, mujeres que se hartan, mujeres que entierran o son sepultadas, que enjaulan pájaros y que son los mismos pájaros, mujeres repletas de olvido, mujeres tan vacías que levitan. Estas mujeres hilvanan agujas, desentrañan nudos, tejen y bordan estas filigranas que nos hablan de la vida en esta ciudad sin nombre, de la memoria y el olvido, del anhelo y vacuidad que pesa en estos personajes. Aunque Salamanca prefiere dejar los hilos de sus textos desatados, estas filigranas, como ella explica, “se pueden leer entre las líneas” y como Teresa, que “seguía flotando hasta golpearse con el techo. Sin posibilidad de bajar”, los lectores de este libro encontrarán que las imágenes de Salamanca también flotarán en su imaginación por un sinfín de días.Los dieciséis textos que componen La familia o el olvido son lo que Elena Salamanca define como “filigrana”, una especie entre poemas y cuentos “unidos y soldados con mucha perfección y delicadeza”. Esta “pulida y punzante” colección alberga una multitud de mujeres: niñas, madres, tías, abuelas, santas, novias y viudas—mujeres hambrientas, mujeres que se hartan, mujeres que entierran o son sepultadas, que enjaulan pájaros y que son los mismos pájaros, mujeres repletas de olvido, mujeres tan vacías que levitan. Estas mujeres hilvanan agujas, desentrañan nudos, tejen y bordan estas filigranas que nos hablan de la vida en esta ciudad sin nombre, de la memoria y el olvido, del anhelo y vacuidad que pesa en estos personajes. Aunque Salamanca prefiere dejar los hilos de sus textos desatados, estas filigranas, como ella explica, “se pueden leer entre las líneas” y como Teresa, que “seguía flotando hasta golpearse con el techo. Sin posibilidad de bajar”, los lectores de este libro encontrarán que las imágenes de Salamanca también flotarán en su imaginación por un sinfín de días.